AYUDA A UN HERMANO

Todos tenemos gente en nuestra vida que se encuentra en situaciones desesperadas. Pueden estar en la calle financieramente, emocionalmente o espiritualmente. Y nosotros, como gente en un camino espiritual, oramos por nuestros amigos y familia, meditamos en ellos, y les enviamos Luz. Podemos incluso compartir con ellos las reflexiones y la sabiduría que nos han inspirado y ayudado a crear grandes avances durante tiempos difíciles. Pedimos un milagro.

Cuando ese milagro no sucede ¿Qué tanta responsabilidad asumimos? ¿Es que no creamos el milagro para ellos, o es que ellos no merecían el milagro?

¿Asumimos la responsabilidad o aceptamos que el Creador tiene un plan mayor?

Una cosa que aprendí de mi padre y maestro, es que siempre hay una responsabilidad que asumir. El Rav no sólo medita por la gente que conoce y ama. Recuerdo que durante la guerra del golfo, cuando aquel primer misil scud fue lanzado a Israel, el Rav estaba muy disgustado. En la mente del Rav eso era algo que se podía prevenir. Y el Rav tomó la responsabilidad por el hecho de que pudo haber sido prevenido.

Lo curioso es que cuando algo bueno pasa, todos estamos muy dispuestos a adjudicarnos el crédito. Nos damos demasiado crédito cuando sucede algo bueno y demasiada poca responsabilidad cuando sucede algo malo. Cuando sucedieron milagros, los grandes kabbalistas a lo largo de la historia no se dieron el crédito. Por lo regular escuchamos historias de exactamente lo opuesto.

Cuando un amigo o familia experimenta un milagro –siguieron nuestro consejo y algo bueno sucede– parte de nosotros se siente bien acerca de nosotros mismos. Tomamos demasiado de eso y cuando las cosas no van bien no tomamos suficiente carga.

En realidad no sabemos cuándo las puertas están realmente cerradas para alguien. No sabemos qué hicieron en su última vida. No conocemos su vida anterior. No sabemos de dónde vienen cuando llegan a nosotros con su pequeño paquete. No sabemos qué tan grande es el paquete, qué tanto han hecho en esta vida o las anteriores. Algunas veces las puertas están cerradas y algunas veces están abiertas pero, de alguna manera, bloqueadas.

Esta semana, asume más responsabilidad . Pregúntate qué más puedes hacer. Y cuando las cosas vayan bien, date menos crédito. Es probable que las puertas estuvieran abiertas de cualquier forma. Y cuando no lo estén, tenemos las herramientas para abrirlas: El Zóhar, los 72 Nombres de Dios y más, incluyendo mi nuevo favorito, Conectarse con Dios.

No estoy diciendo que debemos torturarnos cuando las cosas no salen bien. Pero sí que necesitamos tomar responsabilidad extra por aquéllos que están cerca de nosotros.

Todo lo mejor,

Yehudá

http://www.signsprinting.blogspot.com

Esta entrada fue publicada en Cristiana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s