SOBREVIVIR Y PROSPERAR

SOBREVIVIR Y PROSPERAR

Recientemente llegó a mis manos un estudio que detallaba historias sobre algunos supervivientes del Holocausto, y que analizaba los porqués y los cómos de su supervivencia. Muchos de los que sucumbieron al terror y el miedo no lo lograron. Parece ser que la mayor parte de los supervivientes ejercieron alguna forma de control sobre sus propias emociones.

Algunos compartían la poca comida y ropa que les daban. Algunos leían en la noche a sus compañeros libros contrabandeados. Otros rezaban con libros de oraciones en voz alta para que los demás pudieran escucharlas y conectarse. Ellos entendieron que la vida no sólo nos ocurre. Se dieron cuenta de que a pesar de sus circunstancias, necesitaban escoger la vida.

Asumieron alguna forma de responsabilidad además de lo que debían hacer para sobrevivir, más allá de la difícil tarea de preservar sus vidas. Cuando el solo hecho de despertarse era un esfuerzo, elegir seguir adelante era esfuerzo má grande. Sentían la muerte de forma constante, pero decidieron seguir viviendo con una responsabilidad añadida hacia los demás.

Aunque nosotros no enfrentamos la amenaza del exterminio, tenemos una cierta cantidad de cosas que necesitamos hacer para sobrevivir. A veces vivir es una carga. Nos perdemos, no vemos la Luz.

El estudio de los supervivientes del Holocausto ilustra que la forma de asegurarnos de que no sólo sobrevivimos sino que prosperamos, es cuidar de los demás así como de nosotros mismos.

En otras palabras, ocúpate de cosas de las que no necesitas ocuparte. Sé creativo. Si algunas personas lo hicieron en pleno Auschwitz, nosotros también podemos hacerlo.

Puede que estés pensando: Si estoy ocupado intentando sobrevivir, ¿cómo puedo cuidar de alguien más? Pero así es como lo logramos. Puede ser una sola cosa al día, o incluso una a la semana. No tiene que ser algo grande; sólo tiene que ir más allá del deber de nuestras tareas cotidianas.

Esta semana encuentra una forma de cuidar de los demás. Ya verás, la vida dejará de ser una carga. ¡Estoy deseando escuchar sus historias la próxima semana!

Todo lo mejor,

Yehudá

PD: Este lunes se abre una ventana de siete días en el calendario kabbalista en la cual seremos capaces, con esfuerzo y conexión, de liberarnos de las tendencias y los patrones egoístas. Esta ventana se llama Pésaj. Es una semana especialmente importante para enfocarnos en el nombre número 17, y para mantener nuestro ego a raya tanto como podamos.

Esta entrada fue publicada en Cristiana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s