CONTROLA TU LENGUA

CONTROLA TU LENGUA
La semana pasada recibí esta respuesta a la Afinación Diaria de la Conciencia del día lunes 10 de mayo:

Entiendo que el chismorreo lastima a los demás, pero dime, ¿cómo nos lastima a nosotros mismos?

No puedo decirles lo mucho que aprecio las opiniones y el diálogo que emerge de sus correos electrónicos. Y para responder la pregunta…

Aparte de la naturaleza obviamente hiriente del chismorreo, del que lastima a las personas de las cuales se está chismeando, estamos causando un daño irreversible a nosotros mismos, de dos maneras:

Cuando chismorreamos sobre otra persona, toda la Luz espiritual, la energía que obtenemos de nuestras acciones amables, influencias positivas, generosidad, conexión con el Creador, etc., se transfiere inmediatamente a la persona acerca de la cual estamos chismeando.

En otras palabras, podemos hablar de quien queramos, pero el precio que pagamos es la retribución que obtenemos por nuestro diligente trabajo espiritual. Es casi como una bonificación que hacemos a la persona de la cual estamos hablando. Es irónico, ¿verdad?

Así que si te encuentras trabajando duramente en un nivel espiritual pero sientes que obtienes pocos resultados, puede ser que te hace falta comprobar cuál es el grado de tu chismorreo. No estoy diciendo que sea la única explicación para no sentirse vigorizado en este camino, pero es un factor importante.

El segundo es un peligro más sutil. Si estás chismorreando sobre otras personas, las estás juzgando. Y todo el juicio que les dirigimos regresa a nosotros. No hay forma de huir de eso. No hay ningún juicio que pueda venir a nosotros que nosotros no hayamos dirigido antes a otras personas.

De la misma forma, si te encuentras siendo juzgado innecesariamente, pregúntate a quién y cuánto has estado juzgando. La conclusión final es que tendemos a infravalorar el poder de nuestras palabras. Lo que sacamos hacia fuera regresa a nosotros, y sin domicilio del remitente.

Esta semana, controla tu lengua. Piensa dos veces antes de hablar.

Tal como mi madre dice a menudo: “Ojalá fuéramos tan cuidadosos con lo que sale de nuestra boca como lo somos con lo que entra”.

Todo lo mejor,
http://rograf.com

Esta entrada fue publicada en Cristiana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s